Hagamos nuestro propio campo de fútbol

El fútbol es uno de los juegos callejeros más populares. Mientras en los grandes estadios se cobran exorbitantes sumas de dinero, en estos terrenos improvisados se juegan sin zapatos y con otras reglas. Claro que a veces es muy difícil encontrar un buen sitio para jugar, porque algunos terrenos son muy irregulares y se necesitan planchas compactadoras para nivelarlos.

El problema está en que estos equipos no son baratos y las personas de la comunidad no tienen cómo acceder a ellos. Es entonces que se precisa de la ayuda de las autoridades para que apoyen en la construcción de un terreno para fútbol, o al menos aplanen un poco el espacio.

Al fin y al cabo estos terrenos comunitarios siempre son muy valiosos, no solo para las prácticas deportivas, sino también para la celebración de otros eventos públicos como ferias populares o actos políticos. Por suerte se pueden encontrar algunas planchas compactadoras por precios algo más módicos. Solo hay que tener voluntad y entrar en diálogo con los fabricantes.

Por suerte en algunas localidades se están llevando adelante proyectos de este tipo y están teniendo muy buena aceptación por parte de los habitantes de la región. Se trata de aprender de las buenas prácticas.